En este artículo

  • La pandemia del COVID-19 ha obligado a médicos y pacientes a adoptar rápidamente la telemedicina y las visitas virtuales
  • Ami Bhatt, MD, y Jaclyn Pagliaro, MPH, señalan que, si bien esta transición supone una carga sin precedentes para los trabajadores de la salud, el campo de la cardiología presenta una base especialmente valiosa para el desarrollo de tecnologías de la salud
  • Predicen que la telemedicina se integrará profundamente en el futuro de la atención de servicios de salud cardiovascular

Tras décadas de superar los obstáculos de la adopción de proveedores y sistemas, la pandemia del COVID-19 ha catalizado la utilización generalizada de la telemedicina con una urgencia sin precedentes. Las visitas virtuales, que antes eran un complemento ocasional de las de tipo presencial, sustituirán ahora a las visitas rutinarias a los consultorios de salud cardiovascular que realizan los pacientes ambulatorios durante un período indeterminado. Las consultas presenciales se reservarán para casos urgentes y para las que requieran un examen físico. Afortunadamente, la cardiología se presenta como la base ideal para desarrollar una estructura reproducible de la tecnología de la información de la salud para apoyar la atención médica virtual.

Ami Bhatt, MD, directora de Cardiología para Pacientes Ambulatorios y del Programa de Enfermedades Cardíacas Congénitas en Adultos, y Jaclyn Pagliaro, MPH, coordinadora de investigación clínica en la División de Cardiología de Massachusetts General Hospital, explican que, dado que la cardiología se basa notablemente en datos, la mayoría de los lineamientos de cardiología ofrecen algoritmos para complementar la atención integral del paciente. Estas pautas, combinadas con la revisión clínica de los datos y la interacción remota entre médico y paciente, pueden crear una atención segura y de alta calidad en el hogar del paciente.

Además, el campo de los dispositivos de control y tratamiento cardíaco es uno de los más avanzados en las subespecialidades médicas. Esto permite a los cardiólogos contar con un marco existente para los mecanismos y el flujo de trabajo para la recopilación y el análisis de datos a distancia, como se ejemplifica en la electrofisiología, la insuficiencia cardíaca, la rehabilitación cardíaca y, más recientemente, en la cardio-obstetricia. La capacidad de integrar mecanismos de seguimiento adicionales en los flujos de trabajo existentes mediante la atención virtual ha tenido un éxito preliminar en varios sistemas de salud.

En términos generales, el valor de la salud digital y de la telemedicina puede describirse mejor como el tratamiento de tres importantes áreas:

  • Cuidado preventivo
  • Manejo de enfermedades crónicas
  • Detección temprana en poblaciones de alto riesgo y de gran utilización de recursos

Cuidado preventivo

Los determinantes sociales de la salud limitan el acceso a la atención médica, un problema que se agrava con la actual pandemia. Las mujeres y las minorías se ven afectadas de manera desproporcionada por las enfermedades cardiovasculares y los nuevos modelos de prestación de atención en este momento crucial requieren una planificación para reducir los sesgos implícitos. Los obstáculos a la atención de la salud son variados y pueden incluir, aunque no se limitan a:

  • Barreras financieras
  • Falta de acceso al transporte
  • Asistencia inadecuada para crear planes de comidas nutritivas
  • Escasez de proveedores de salud mental

Es esencial prestar atención en las comunidades donde viven los pacientes. Las organizaciones de atención médica reconocidas utilizan actualmente la vigilancia de la salud poblacional para identificar a los pacientes de alto riesgo y hacer participar a los equipos de atención coordinada y de gestión de casos. La adición de socios comunitarios, incluyendo organizaciones sin fines de lucro, organizaciones religiosas, buscadores de pacientes y programas de colaboración han aumentado la prestación de atención médica directamente a la comunidad.

Sin embargo, como la capacidad de los médicos y las enfermeras para prestar atención se ha visto rebasada en muchas de esas áreas, el mecanismo de gestión de casos y de asociación con la comunidad pronto se verá desbordado, en particular con los intentos de mantener el distanciamiento social. La telemedicina mejora el acceso de estas poblaciones de pacientes de riesgo y ayuda a los mismos a mantener una conexión con la atención sanitaria durante este difícil período.

La supervisión digital de la salud con accesorios usables, herramientas de exploración asincrónica, visitas virtuales para el manejo médico y la salud conductual y la educación en el idioma nativo cardiosaludable, revolucionarán la prestación de atención frente a las barreras sociales a la salud. Es importante que las asociaciones entre hospitales y comunidades en el modelo de atención virtual puedan crear una nueva capacidad que no se había realizado anteriormente.

Manejo de enfermedades crónicas

El manejo de las enfermedades cardiovasculares crónicas presenta el entorno ideal para la salud digital y la innovación de la telemedicina. La reunión de datos a distancia permite a los médicos de todo el país gestionar continuamente grandes poblaciones a distancia, en lugar de tener que atender a un número menor de pacientes sólo con atención episódica en persona. Los pacientes con enfermedades crónicas se benefician de la disminución del estrés, del ahorro de tiempo y de las finanzas, al mismo tiempo que siguen siendo miembros productivos de su comunidad local, lo que es esencial para la recuperación de la pandemia.

La visibilidad de los pacientes de telemedicina en las comunidades de riesgo puede promover aún más los hábitos saludables y alentar a otros a participar en la atención preventiva, provocando así un efecto dominó en esas comunidades. Las tecnologías accesibles, como los dispositivos inalámbricos para la vigilancia de la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el peso, la saturación de oxígeno y la actividad, crean huellas dactilares cardíacas individuales en tiempo real. Estos datos proporcionan una visión para el equipo de atención y ofrecen al paciente una oportunidad de autodefensa en este momento. Mientras tanto, se está llevando a cabo una supervisión avanzada y sistemas complejos para crear una evaluación cardíaca digital a distancia.

A mayor riesgo, mayor utilización de recursos

Las enfermedades cardiovasculares complejas son una de las principales áreas de utilización de recursos y contribuyen a que los costos de la atención de la salud se disparen en los Estados Unidos. Esto ha sido comprobado en los programas de monitoreo de insuficiencia cardíaca y arritmia, lo que ha llevado a una disminución o reducción de las admisiones hospitalarias por insuficiencia cardíaca y a la detección temprana de la fibrilación auricular. Esto a su vez, contribuye significativamente al riesgo de accidentes cerebrovasculares y a la insuficiencia cardíaca descompensada. Las nuevas tecnologías están ayudando ahora a la evaluación temprana de la enfermedad valvular progresiva y la supervisión digital ha comenzado en poblaciones de alto riesgo de cardio-obstetricia, un mecanismo esencial para diagnosticar y tratar la hipertensión y la preeclampsia inducidas por el embarazo. Se espera que esto contribuya a reducir la impresionante tasa de mortalidad materna por enfermedades cardiovasculares en los Estados Unidos.

El futuro de la telemedicina

La telemedicina estará, sin duda, profundamente integrada en el futuro de la prestación de servicios de salud cardiovascular. La aplicación de la telecardiología puede disminuir el agotamiento de los médicos, desmantelar la jerarquía médico-paciente y permitir que los pacientes cumplan más rápidamente sus objetivos de salud cardiovascular. Una supervisión más estrecha también puede mejorar el manejo de las enfermedades cardíacas crónicas y disminuir la tasa de ingresos hospitalarios, reduciendo así el costo general de la atención de la salud. Al aumentar el acceso a la atención médica de subespecialidades en poblaciones anteriormente marginadas y de alto riesgo, la telemedicina permitirá empoderar a los pacientes y aumentar los conocimientos sanitarios en la comunidad. Una experiencia de cardiología ambulatoria bien diseñada que aproveche la telemedicina, incluida la adquisición digital de salud y la prestación de atención virtual a distancia, es esencial para suministrar una atención cardíaca integral segura y de alta calidad, ahora más que nunca. La combinación de la atención episódica en forma presencial y la atención continua virtual aumentará el acceso y la eficiencia, a la vez que reducirá la utilización de los recursos del hospital y ahorrará también los propios recursos de los pacientes. Y lo que es más importante, en esta nueva norma de distanciamiento social, la telemedicina ayudará a que la relación médico-paciente mejore, y después de años de llevar al paciente a la atención de la salud, finalmente llevaremos la atención de la salud al paciente.


Translation of "Cardiovascular Care: The Ideal Model for Telemedicine & Digital Health Care Delivery," published in Advances in Motion on May 7, 2020.