Una investigación dirigida por un equipo de investigadores de los departamentos de Neurología, Psiquiatría y Radiología de Massachusetts General Hospital ha descubierto una conectividad alterada entre las regiones cerebrales que se encargan de la señalización sensoriomotora, emocional y cognitiva en pacientes con trastorno neurológico funcional, una condición común que implica síntomas neurológicos que no tienen una causa física aparente. El informe se ha publicado en línea en la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.

"La comprensión mecánica del trastorno neurológico funcional está en su infancia en comparación con otras condiciones neurológicas o psiquiátricas importantes", dice David Pérez, MD, MMsc, de los Departamentos de Neurología y Psiquiatría de Mass General, que lidera el Grupo de Investigación de Neurología Funcional del hospital, y es coautor principal del documento actual. "Nuestro trabajo anterior descubrió que los cambios estructurales en la ínsula—una estructura cerebral que puede estar implicada en la propia conciencia y las emociones—se correlacionaban con la discapacidad física en pacientes con trastornos neurológicos funcionales. En este estudio también pudimos demostrar una correlación similar de la gravedad de los síntomas con el flujo de información entre la ínsula izquierda y otras áreas implicadas en la conciencia y el procesamiento perceptivo corporal".

El trastorno neurológico funcional (TNF) consiste en síntomas como temblores, debilidad, convulsiones y problemas para caminar, que no pueden explicarse mediante diagnósticos neurológicos tradicionales. Anteriormente se creía que el trastorno neurológico funcional era el resultado de la conversión de la angustia emocional de los pacientes en síntomas físicos, lo que dio lugar al nombre de "trastorno de conversión". El equipo de Pérez y otros investigadores han demostrado que el trastorno neurológico funcional implica una actividad alterada de las estructuras cerebrales relacionadas con el procesamiento emocional y el control motor. El estudio actual se diseñó para investigar con precisión cómo se modifica la comunicación entre estas estructuras en los pacientes con TNF y cómo se relacionan los patrones de actividad cerebral con la gravedad de los síntomas.

Para ello, el equipo de investigación utilizó un enfoque basado en la resonancia magnética desarrollado por el coautor Jorge Sepulcre, MD, PhD, DMSc, del Centro Gordon de Imágenes Médicas de Mass General, para examinar la conectividad funcional—una medida del acoplamiento y la coordinación de las señales neuronales—entre las estructuras cerebrales implicadas en el procesamiento de las señales emocionales o motoras, y un conjunto de áreas denominado red de integración multimodal, que Sepulcre y otros han caracterizado previamente como integrador de la información sensoriomotora, cognitiva y emocional.

Los resultados del estudio, que comparó a 30 pacientes con TNF con 30 controles sanos, indicaron un aumento de la conectividad entre las regiones motoras y varias partes de la red de integración multimodal entre los pacientes con TNF. No sólo la gravedad de los síntomas se correlacionó con el aumento de la conectividad entre estructuras de red específicas, sino que el estudio reveló—por primera vez—que el aumento del acoplamiento entre la ínsula y la amígdala, una estructura clave para el procesamiento emocional, se correlacionó con una mejor respuesta al tratamiento.

"Aunque se trata de un estudio inicial que merece ser reproducido, es un avance importante para acortar la distancia entre la comprensión de la biología del TNF y la mejora de la vida de los pacientes con este trastorno", afirma Pérez, profesor adjunto de Neurología de la Facultad de Medicina de Harvard (HMS). "Como siguiente paso, estamos planeando recopilar datos de las imágenes médicas cerebrales tomadas antes y después de que los pacientes sean tratados, lo que debería permitirnos examinar más de cerca los cambios estructurales y funcionales del cerebro que se relacionan con la mejora clínica".

Junto con Sepulcre, profesor adjunto de Radiología en el HMS, los coautores del artículo del Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry son el autor principal, Ibai Diez, PhD, de Neurología y Radiología de Mass General; Laura Ortiz-Terán, Benjamin Williams, Rozita Jalilianhasanpour, MD, Juan Pablo Ospina, MD, y Bradford Dickerson MD, Neurología de Mass General; Matcheri Keshavan, MD, Beth Israel Deaconess Medical Center; y W. Curt LaFrance Jr, MD, MPH, Alpert Medical School, Brown University. El apoyo al estudio incluye la subvención K23 MH111983-02 del Instituto Nacional de Salud Mental y una subvención de la Fundación Sidney R. Baer Jr.

Acerca de Massachusetts General Hospital
Massachusetts General Hospital, fundado en 1811, es el hospital docente original y más grande de la Facultad de Medicina de Harvard. El Instituto de Investigación de Mass General lleva a cabo el programa de investigación hospitalaria más grande de la nación, con un presupuesto anual de investigación de más de un billón de dólares y comprende más de 9.500 investigadores que trabajan en más de 30 institutos, centros y departamentos. En agosto de 2020, Mass General fue nombrado el número 6 de la nación por U.S. News & World Report en su lista de "Los Mejores Hospitales de América."


Translation of "Brain scans help unravel the neurobiology of functional neurological (conversion) disorder," originally published on 3/12/2019 and published in translation on 7/8/2021.