A medida que el país continúa tomando medidas firmes de distanciamiento físico y protocolos de trabajo desde el hogar, el tema de las pruebas de anticuerpos ha salido como una solución prometedora para identificar a los individuos que han estado expuestos al nuevo coronavirus (COVID-19), determinar si existe inmunidad después de la infección y establecer expectativas para el futuro.

John Iafrate, MD, PhD, vicepresidente de Patología en Massachusetts General Hospital y profesor de patología en la Facultad de Medicina de Harvard, y Edward Ryan, MD, director de Enfermedades Infecciosas Globales en Mass General, desglosan los fundamentos sobre anticuerpos, pruebas de serología y las posibles implicaciones de una presencia positiva de anticuerpos en el caso del COVID-19.

¿Qué es un anticuerpo?

Los anticuerpos son proteínas en la sangre producidas en respuesta a una infección. Permanecen como protección en caso de que el patógeno, un organismo que causa enfermedades, invada el cuerpo de nuevo. Se detectan en la sangre aproximadamente de cinco a siete días después de que empiecen a aparecer los síntomas, son producidos rápidamente por las células B del sistema inmunológico cuando un nuevo patógeno entra en el cuerpo y son fundamentales para la capacidad del cuerpo de combatir el agente infeccioso.

Estableciendo la presencia de anticuerpos anti-COVID-19, los profesionales de la salud pueden determinar si alguien ha estado expuesto al virus y ha producido una respuesta inmune. La presencia de anticuerpos contra el COVID-19 puede ayudar al médico a hacer un diagnóstico definitivo del COVID-19, especialmente cuando las pruebas de hisopado de la faringe nasal (nariz o garganta) son negativas. Además, el conocimiento de la exposición a través de las pruebas de anticuerpos puede ser útil para comprender a aquellos individuos que sabían que estaban enfermos, pero no sabían que eran positivos para el COVID-19.

¿Cómo se determina la presencia de anticuerpos?

Las pruebas de serología miden la presencia de anticuerpos en la sangre para determinar si alguien ha estado expuesto a un antígeno, una toxina que causa la respuesta de los anticuerpos, en este caso, el coronavirus. Esta prueba se utiliza como una forma de entender la respuesta inmune del cuerpo después de la infección, la propagación del virus a través de individuos asintomáticos y el tiempo que el individuo puede esperar estar protegido.

Los pasos para realizar una prueba de serología incluyen:

  1. Replicar un trozo del virus in vitro (en una placa de prueba)
  2. Combinarlo con la muestra de sangre del paciente. Si la sangre contiene anticuerpos contra el virus, lo reconocerán y se adherirán a él
  3. Lavar la placa y determinar si los anticuerpos se han adherido al virus

La determinación del diagnóstico del COVID-19 se hace típicamente usando PCR (reacción en cadena de la polimerasa) con una prueba de hisopado de nariz o garganta. Sin embargo, después de aproximadamente cuatro o cinco días, la cantidad de virus detectable comienza a disminuir y es más difícil de diagnosticar mediante esta técnica.

"Estamos pensando muy, muy seriamente en extender el uso de la serología como una ayuda importante en el diagnóstico para decir que el paciente fue un paciente con el COVID-19," dice el Dr. Iafrate.

La presencia de anticuerpos ¿significa inmunidad?

Si bien existe un enorme potencial para determinar la inmunidad a través de pruebas de anticuerpos, comprender la protección a largo plazo al COVID-19 es un proceso iterativo e incremental.

"Sabemos que la inmunidad se produce hasta cierto punto. Lo vemos, y podemos medir los anticuerpos en el torrente sanguíneo de las personas," dice el Dr. Ryan. Sin embargo, "Aún estamos en las primeras etapas de conocer las respuestas inmunes al COVID-19, ya que no todos los anticuerpos son creados de la misma manera."

De manera similar, el Dr. Iafrate advierte que la presencia de anticuerpos no significa necesariamente que el virus se esté neutralizando, bloqueando para que no se infecte o pase a otra célula- ni que necesariamente esto resulte en una protección duradera. El nivel de protección de su cuerpo contra el virus se correlaciona directamente con el número de anticuerpos en su sangre. Se requiere un número mínimo de anticuerpos para determinar el nivel de protección y el protocolo para que aquellos que se han recuperado del virus puedan integrarse de forma segura en la sociedad.

"Este es un problema de vigilancia a largo plazo de si los pacientes con anticuerpos se enferman o no de nuevo por el SARS-CoV-2," dice el Dr. Iafrate. "Y no lo sabremos por un tiempo."

¿Cómo ayuda la prueba de anticuerpos a reducir los resultados de falsos negativos?

Como las pruebas de hisopado nasal de algunos pacientes resultan negativas, los profesionales de la salud se hacen la pregunta: ¿Es realmente negativo o el virus ha viajado más profundamente en sus pulmones, resultando en un nivel de detección más bajo?

"El estudio de las respuestas inmunológicas de los anticuerpos no sólo es de importancia crítica para determinar la protección, sino también para diagnosticar los casos positivos y negativos," dice el Dr. Ryan.

¿Puede la gente reinfectarse con diferentes cepas del virus?

Con ciertos virus como la gripe, las mutaciones pueden ocurrir a menudo y crear una necesidad continua de vacunas de rutina. En el caso del COVID-19, sigue sin estar claro si la respuesta inmunológica desarrollada por los que contrajeron el virus este año ofrecerá una protección a largo plazo contra futuros brotes o mutaciones.

"Una de las preguntas sin respuesta con las que estamos lidiando es, '¿volverá este virus en una forma diferente más tarde, en cuyo caso los anticuerpos que tenemos ahora pueden no ser efectivos?" dice el Dr. Iafrate. "Así que no hay ninguna promesa de inmunidad a largo plazo en este momento, aunque creo que es probable que podamos decir que tiene protección a corto plazo."

¿En qué momento podemos volver a trabajar con seguridad?

Según el Dr. Iafrate, un protocolo seguro de regreso al trabajo depende de determinar un nivel mínimo de protección de anticuerpos.

"El protocolo de trabajo nunca va a ser 100% perfecto, ya que existe un riesgo de volver a ir al trabajo," dice el Dr. Iafrate. "Podemos usar la ciencia para determinar el riesgo y la cantidad de riesgo que la sociedad está dispuesta a aceptar. Eso es lo que vamos a averiguar en los próximos uno o dos meses."

¿Se esperan próximas oleadas de casos positivos del COVID-19?

Históricamente, cuando se compara este virus con otros brotes notables, varía. En el caso del virus del SARS-CoV, hubo una ola importante al propagarse por varios países y finalmente se controló antes de que pudiera continuar. En el caso de la influenza española de 1918, hubo múltiples olas que crecieron en devastación a medida que continuaban.

"Estamos en un territorio inexplorado," dice el Dr. Ryan. "Nunca hemos tenido una pandemia global de coronavirus en esta época con las posibilidades de los viajes modernos."

En última instancia, se prevén varias olas del COVID-19. Mientras tanto, los trabajadores de la salud están reuniendo tantos datos como sea posible para informar mejor los procedimientos operativos estándar de los pacientes enfermos, determinar las intervenciones terapéuticas y desarrollar una vacuna.


Translation of "Shedding Light on Antibody Testing and Its Implications for COVID-19," published on May 1, 2020.