A medida que la pandemia del COVID-19 continúa teniendo un impacto significativo en la vida diaria dentro y fuera del hospital, hay muchas preguntas y preocupaciones sobre lo que este brote significa durante el embarazo. Las breves observaciones que figuran a continuación reflejan tanto los datos disponibles como las opiniones de los expertos a la fecha del 12/4/2020.  La mayoría de los consejos para las mujeres embarazadas en relación con el COVID-19 son similares a los consejos para la población general en los Estados Unidos.

Los mejores sitios para que usted se mantenga actualizada son:

P: Las mujeres embarazadas, ¿son más susceptibles de contraer infecciones o tienen un riesgo mayor de contraer enfermedades graves, mayor morbilidad o mortalidad por COVID-19?

R: Actualmente, no sabemos si las mujeres embarazadas tienen una mayor probabilidad de enfermarse del COVID-19 en comparación con el público en general ni tampoco si tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad más grave como resultado de la infección con el virus. Las mujeres embarazadas experimentan cambios en sus cuerpos que pueden aumentar el riesgo de una infección grave. Los estudios realizados durante los brotes de otras infecciones por coronavirus (SARS-CoV, MERS-CoV), así como de la gripe, han demostrado que las mujeres embarazadas son más susceptibles de enfermarse gravemente. Sin embargo, hasta ahora, los limitados datos de China y la experiencia inicial en Mass General, no muestran un mayor riesgo de adquisición o gravedad del COVID-19 en las mujeres embarazadas en comparación con otros adultos.

P: ¿Puedo transmitirle COVID-19 a mi feto durante el embarazo?

R: Hasta ahora en todas las series de casos publicados de mujeres embarazadas con el COVID-19, el virus no se ha encontrado en recién nacidos ni en muestras de líquido amniótico o leche materna. Aunque la información sobre la transmisión intrauterina para otros coronavirus (MERS-CoV y SARS-CoV) es limitada, tampoco se ha informado sobre la transmisión materno-fetal para estas infecciones.

La transmisión del COVID-19 de la madre al recién nacido después del nacimiento, a través de gotitas respiratorias infecciosas, es motivo de preocupación y se han notificado muy pocos casos de recién nacidos de tan sólo unos días de edad con la infección. Para reducir el riesgo de esta transmisión, las madres que están infectadas o que presentan síntomas que sugieren una infección deberán prestar mucha atención a la higiene de las manos y al uso de una mascarilla cuando cuiden de su hijo. Mientras estén en el hospital, las madres con sospecha o confirmación del COVID-19 se quedarán en la misma habitación con sus bebés, pero el equipo de salud ayudará a organizar la habitación para que el bebé pueda estar a 6 pies (2 metros) de distancia de la madre. Cuando sea posible, ya sea en el hospital o en casa, el cuidado del bebé debe ser proporcionado por un cuidador sano.

Aprenda más de los CDC >

P: Estoy embarazada y soy una trabajadora del área de la salud. ¿Puedo trabajar con pacientes potencialmente infectados con COVID-19?

R: Aunque la información es todavía limitada, las mujeres embarazadas no parecen tener un mayor riesgo de padecer enfermedades graves relacionadas con el COVID-19. Las trabajadoras de la salud que están embarazadas, como todos los profesionales sanitarios, deben conocer y seguir todas las pautas actualizadas de control de infecciones para que sus instalaciones se mantengan seguras para sí mismas y para los demás en el entorno de la atención de la salud. Algunos centros pueden considerar la posibilidad de limitar la exposición de las profesionales sanitarias embarazadas a pacientes con infección confirmada o presunta por el COVID-19, especialmente durante los procedimientos de mayor riesgo (por ejemplo, procedimientos de generación de aerosoles), si es posible, en función de la disponibilidad de personal.

A fin de promover un mayor distanciamiento físico y reducir en la medida de lo posible el riesgo de infección o presentar síntomas en el momento del parto, las mujeres embarazadas pueden considerar la posibilidad de dejar de trabajar a las 37 semanas o antes si, basándose en sus circunstancias individuales, su proveedor de servicios de obstetricia considera que el parto se prevé que ocurra con anterioridad.

P: Estuve en un supermercado lleno de gente y cerca de una persona que estaba tosiendo. ¿Debería hacerme la prueba del COVID-19?

R: No se indica ninguna prueba en esta situación. Las pruebas del COVID-19 sólo se recomiendan actualmente a los pacientes en base a los síntomas y las exposiciones potenciales. La orientación sobre las pruebas está evolucionando rápidamente y es probable que las indicaciones de las pruebas se amplíen en las próximas semanas. Su obstetra y/o proveedor de atención primaria puede guiarla en la evaluación de los síntomas y las exposiciones y la necesidad de realizar pruebas.

P: Estoy embarazada y tengo fiebre, tos, mialgias, dolor de garganta y dolor de cabeza. ¿Podría ser esto COVID-19?

R: Por favor, llame a su consultorio de obstetricia para reportar sus síntomas. Su proveedor de servicios de obstetricia trabajará con los consultores de control de infecciones y enfermedades infecciosas del hospital para determinar si es necesario hacerle pruebas del COVID-19. Le darán instrucciones sobre dónde se pueden hacer las pruebas, si es necesario.

P: Me acaban de llamar del consultorio para retrasar mi consulta rutinaria de atención prenatal. ¿Cómo se controlará mi embarazo para detectar complicaciones?

R: Durante los eventos del COVID-19, el Departamento de Ginecología y Obstetricia de Mass General se compromete a mantener a todos nuestros pacientes a salvo. Ahora, y de acuerdo con las recomendaciones del hospital y de la salud pública, nos centramos en los cuidados esenciales en el consultorio y en el hospital. Esto nos permite promover el distanciamiento físico recomendado y enfocar nuestros recursos en aquellas personas con necesidades urgentes. Postergaremos algunas consultas en pacientes embarazadas, siempre y cuando sea seguro para su embarazo. Aunque hemos postergado algunas visitas de forma presencial, hemos comenzado a usar visitas virtuales/electrónicas cuando sea apropiado. Es importante entender que muchas de las consultas durante el embarazo se seguirán realizando de forma presencial. Queremos asegurarle que siempre estamos abiertos las 24 horas del día, los 7 días de la semana para dar atención de urgencia en el consultorio de Obstetricia y Ginecología, en el trabajo de parto y en el hospital. Si tiene una pregunta o preocupación urgente, por favor llame al número del consultorio de Obstetricia que estará disponible día y noche.

P: He escuchado que en algunos hospitales hacen pruebas del COVID-19 a todas las mujeres que llegan al hospital para dar a luz, incluso a las mujeres sin síntomas, ¿me harán la prueba cuando llegue a Mass General?

R: Con la orientación de los especialistas en control de infecciones y nuestros colegas en otros estados, Mass General, junto con todos nuestros hospitales asociados, comenzará a realizar pruebas a todas las mujeres que lleguen al hospital en trabajo de parto y para dar a luz.  Esto significa que algunas pacientes que no tienen síntomas serán identificadas como COVID positivas y, creemos, que nos permitirá cuidar mejor a todas las madres y bebés de la unidad.

P: He escuchado que los hospitales están restringiendo las visitas, ¿se me permitirá traer un acompañante para el trabajo de parto y mi estancia en el posparto?

R: A pesar de los muchos desafíos que plantea el COVID-19, nos comprometemos a ayudar a las mujeres embarazadas a tener la mejor experiencia posible en el trabajo de parto y el parto, lo que incluye contar con un acompañante en la habitación durante el trabajo de parto. Dada la pandemia en curso, y de acuerdo con la política actual del hospital y las necesidades de protección de la salud de nuestro personal, la persona que venga a acompañarla debe estar sin síntomas de infección por coronavirus.

P: Si desarrollo COVID-19, ¿podré seguir amamantando?

R: La leche materna es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés. Aunque se desconoce mucho sobre COVID-19, los datos limitados hasta la fecha no han identificado el coronavirus en la leche materna. Una madre con COVID-19 confirmado o sospechado debe tomar todas las precauciones para evitar la propagación del virus a su bebé, incluyendo lavarse las manos antes de tocar al bebé y usar una mascarilla facial, si es posible, mientras se alimenta al pecho. Si se extrae la leche materna con un extractor de leche manual o eléctrico, debe lavarse las manos antes de tocar cualquier parte del extractor o del biberón y seguir las recomendaciones para la limpieza adecuada del extractor después de cada uso. Si es posible, el recién nacido debe ser alimentado con la leche materna extraída por un cuidador sano.

Referencias adicionales


Este contenido fue preparado por la Dra. Ilona Goldfarb para el Departamento de Obstetricia y Ginecología.

Fecha publicada: 20/03/2020

Fecha actualizada: 15/04/2020


Translation of "Coronavirus (COVID-19) During Pregnancy: Frequently Asked Questions for Pregnant Patients," first published on March 20, 2020 and updated on April 15, 2020.