Lael Yonker, MD
Dra. Lael Yonker

En las primeras etapas de la pandemia del COVID-19, se informó en gran medida que los niños y los jóvenes no corrían tanto riesgo de contraer o propagar el virus del COVID-19. Pero ahora que las pruebas están más disponibles, los números revelan una verdad muy diferente.

"Al principio de la pandemia, vimos muy pocos casos de niños con el COVID-19," dice Lael Yonker, MD, una neumóloga pediátrica, investigadora y directora del Centro Pediátrico de Fibrosis Quística de MassGeneral Hospital for Children. "Ahora, los niños menores de 19 años de edad están cabeza a cabeza con los adultos jóvenes para el grupo de edad más infectado."

Según el Dr. Alessio Fasano, MD, jefe de Pediatría Gastroenterología y Nutrición de MassGeneral Hospital for Children, los niños pueden estar levemente enfermos o ser propagadores asintomáticos, ya que a menudo no tienen conciencia de que están enfermos. Además, durante las primeras etapas de la pandemia no fueron diagnosticados debido a la falta de pruebas.

Como los doctores Yonker y Fasano ya estaban involucrados en la investigación pediátrica antes de la pandemia, contaban con sistemas y recursos que han ayudado a proporcionar una base para la investigación del COVID-19. Se encontraban entre los muchos investigadores interesados en estudiar el MIS-C (síndrome inflamatorio multisistémico en niños) y a los niños que se sabía que estaban infectados con el virus pero que no mostraban síntomas.

Los jóvenes y la primera ola del COVID-19

Durante la primera oleada, los suministros para las pruebas eran limitados y estaban reservados para las personas que corrían un mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves. Por lo tanto, los datos sobre las tasas del COVID-19 entre los niños eran mínimos.

Dr. Alessio Fasano
Dr. Alessio Fasano

Durante un tiempo, casi parecía que los niños se libraban de la pandemia, ya que a menudo sólo presentaban síntomas leves o eran completamente asintomáticos. En realidad, los datos muestran que los jóvenes de todas las edades -desde bebés hasta estudiantes universitarios- pueden llevar tanta carga viral como los adultos. Incluso si no se enferman, son capaces de contagiar el virus a otros.

A medida que la pandemia continuaba, los expertos en atención de la salud también descubrieron que algunos niños desarrollaron el MIS-C, una complicación poco frecuente, aproximadamente un mes después de haber estado expuestos al virus, incluso si no presentaban ningún síntoma.

"Todavía estamos tratando de entender qué causa el MIS-C, pero parece haber una respuesta inmunológica que se descontrola de alguna manera," dice la Dra. Yonker. "Causa fiebres altas como primer signo, luego afecta a múltiples órganos y puede resultar en problemas cardíacos."

Los datos sobre el COVID-19 y los jóvenes

La Dra. Yonker recientemente dirigió el estudio más completo de pacientes pediátricos con el COVID-19 hasta la fecha. A pesar de la limitada disponibilidad de pruebas para los jóvenes, el estudio analizó datos de niños que se presentaron al hospital o al Consultorio de Enfermedades Respiratorias porque:

  • Tenían síntomas leves de resfriado y estaban preocupados por el COVID-19
  • Tenían el COVID-19 leve/sintomático, pero necesitaban un lugar para dormir debido a que los padres estaban hospitalizados
  • Estaban siendo tratados en el hospital por otras lesiones o enfermedades

"Concluimos que los niños infectados con el COVID-19 tienen síntomas muy leves. De hecho, los síntomas del COVID-19 tienden a no ser diferentes a los de cualquier resfriado común," dice la Dra. Yonker. "Los síntomas por sí solos no podían distinguir si los niños tenían el COVID-19 o alguna otra enfermedad respiratoria leve. Sin embargo, cuando medimos la carga viral, vimos que en realidad era bastante alta."

A medida que los investigadores han continuado su investigación, están encontrando que las cifras del COVID-19 están aumentando para los jóvenes, especialmente ahora que las pruebas están más extendidas.

Cómo mantener a los niños seguros

El Dr. Fasano, que trabajó en el desarrollo de vacunas durante 20 años, advierte que aunque una vacuna es esencial, no será una solución rápida ya que sólo protege a la persona que está vacunada. Para proteger a la comunidad, dice, se requiere que entre el 95% y el 97% de la población sea vacunada. Además, las vacunas actuales sólo se están desarrollando y probando para adultos. Una vacuna pediátrica requerirá pruebas adicionales, especialmente considerando el riesgo de MIS-C.

"Estamos tratando de aprender más sobre el MIS-C porque será muy importante si se está vacunando y provocando una respuesta de anticuerpos, y queremos asegurarnos de evitar este tipo de complicación," dice.

Las precauciones estándar ayudarán a frenar la propagación del virus hasta que haya una vacuna ampliamente disponible.

Los niños que pueden hacerlo con seguridad deben practicar las precauciones de seguridad estándar del COVID-19 cuando están en la comunidad, incluso durante las actividades escolares y extracurriculares. Esto incluye:

  • Distanciamiento físico
  • Uso de mascarillas
  • Lavado de manos

"Independientemente de si los niños se enferman o no, son los abuelos y los miembros mayores de la comunidad los que van a estar más expuestos a enfermedades graves y a la hospitalización," dice la Dra. Yonker. "Algunos niños desarrollan complicaciones raras más tarde; sin embargo, la mayoría estará bien. Aún así, tenemos que ser hiper-vigilantes para proteger a los que están en mayor riesgo."


Translation of "Asymptomatic Spreaders: Young People with COVID-19," published on December 15, 2020.